Sebastián Fernández armó este proyecto en Estados Unidos, donde logró conseguir la atención del guitarrista de Led Zeppelin. Aquí, la historia del nexo.