Después de tocar en el Personal Fest, los neoyorquinos dieron anoche un paseo de elite a través de todos los estilos desprendidos del blues rock, con la promesa de dar pasos grandes en la escena argentina.